13.9.12

MEDIO

Se me olvida escribir.   Se me olvida escribir o hago como si no me acordara, es cierto.   Yo traté de escribir ésta entrada al día siguiente de lo que se supone haré crónica hoy pero terminé por desviarme del tema, en cierta manera y como siempre, y la entrada se convirtió en un correo que no podía esperar y ese día se tenía que hacer.   El asunto es que me he dado cuenta de que ahora me cuido de mi mismo, un poco, y no me dejo escribir todo lo que pasa por mi mente.

Ya lo había dicho, cada vez que escribo siento que me quito un pedazo de quién sabe qué armadura, que me hace sentir que hablo de más, que me pongo vulnerable y por eso es que está abandonada ésta boca que sigue siendo mía.

Entonces, me regreso once días y estoy decidiendo si hago medio o un maratón completo.   Le cuento a mi familia, a mis amigos, lo pienso.   Es cierto que no hay por qué forzar nada si no estoy preparado.

Me gusta correr porque no importa cuántas personas vayan junto a ti, es algo que haces sólo y yo aprovecho, casi siempre, para pensar y poner más o menos en orden mis ideas.   Medio maratón parecía suficiente.   Probablemente necesitaba ocho maratones, completos y sin parar pero de mucho sirvió.   Aunque, si fuera necesario correrlos, metafóricamente hablando, claro, los voy a correr, ya sabes que sí.

Fue un gusto encontrarme en el camino con tanta gente conocida que salió para ver pasar a los corredores.   Más gusto que me acompañara mi familia y me esperaran mis amigos, todos los que me dijeron que iban a salir a saludarme ahi estuvieron.   Esas cosas llenan.

Correr se parece mucho a como es un poco todo.   No lo había acabado de entender, pero se trata de tener paciencia y encontrar el ritmo adecuado para llegar al final.   Justo en eso estoy.

Aplicaría, por supuesto, una analogía pambolera de esas que me gustan pero ya me alcanzó el sueño y traigo una gripa que debía desde hace como dos años y hoy llegó cobrando intereses.

Franz Ferdinand
"Eleanor Put Your Boots On"