9.7.12

¿DE QUÉ SE RÍE?

El 1º de Julio participé como observador electoral en una casilla federal.
Después de acompañar al presidente de la casilla a dejar las boletas en el distrito que correspondía, me fui a mi casa con la noticia de que a nivel nacional, hasta ese momento, el conteo tenía una diferencia de tres puntos porcentuales entre el primer y el segundo lugar confirmando la teoría de que las encuestas estuvieron siempre alteradas para favorecer al candidato del PRI.
A la una de la mañana en punto llegue a encender la televisión y me encontré, diferido dos horas, con el mensaje que dio Felipe Calderón.
Con una sonrisa sarcástica (¿hay alguien que pueda negarlo?) habló del "pacífico ambiente" en el que se desarrolló la jornada electoral.   Como si no hubiera sido suficiente ignorar los hechos violentos que fueron reportados en distintos puntos del país, siguió sonriendo y hablando de la disposición de su gobierno para entregarle al licenciado Peña Nieto en las mejores condiciones la administración a partir del próximo 1º de diciembre.
Así, con la diferencia de 3 % hasta ese momento, apenas con la quinta parte del total de los votos capturados, se atrevió a llenarse de lodo la boca (por decir lo menos) dando como ganador a Enrique Peña Nieto.
"¿De qué se ríe?, ¡¿De qué se ríe?!" me pregunté.
Al contrario de lo que el presidente dijo, están documentadas algunas de las muchas irregularidades que se presentaron en las campañas y el día de la elección.
Decepcionado, otra vez, me quedé pensando en los eventuales escenarios que viviremos en México con el regreso del PRI de siempre, nada de nuevo. 
No hay uno solo de esos futuros que me deje tranquilo. El regreso al sistema de corrupciones, de la trampa, las palancas, del charolazo, de la larga lista de etcéteras que muchos no olvidamos.
Por eso me sorprende la apatía de muchos, que nos digan que hay que saber perder. Claro, se debe aceptar la derrota pero siempre que las condiciones sean las mismas para todos los contendientes, algo que no sucedió en ésta ocasión.
Es un descaro que se disculpen las casas encuestadoras y acepten que hubo un error en los datos que presentaron durante la campaña, Ciro Gómez Leyva diciendo que se retira de los muestreos. Uno no puede disculparse cuando actúa con tal alevosía.
Sí, ganó el PRI pero no podemos ignorar todo lo que pasó detrás de ese triunfo, menos solaparlo.
Veo muchos que ya no quieren saber más de política, que ya se cansaron del tema. No puedo estar más en desacuerdo con ellos. No sé si se den cuenta del momento de México, de la oportunidad de levantar la mirada e ir cambiando las viejas costumbres del engaño y las conveniencias. Si, aún así, les parece que el reclamo es exagerado y está fuera de lugar, es tan fácil como hacer una limpia en sus listas de amigos. 

Hoy es 9 de julio, igual que hace un año.

Modest Mouse
"Float On"